lunes, 19 de noviembre de 2007

UNA LEY NATURAL Y ESPIRITUAL...


Una ley natural y espiritual....
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio

Meditación Diaria
por RICARDO M. PUGLIESE

PRINCIPIO

JOB 8:7 “Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande.” (Reina y Valera)
"La riqueza que tenías no será nada comparada con lo que tendrás después." (Dios Habla Hoy)

Con Dios lo que estamos viviendo al momento no es definitivo, especialmente si lo que estamos atravesando son tiempos donde todo pareciera salir mal. Vivir en medio de una sociedad triunfalista, donde el éxito es la meta y la señal de los triunfadores sin alcanzar esos parámetros, origina una verdadera frustración. Debemos reconocer que el éxito nos atrae y nos hace creer que si lo alcanzamos seremos felices. Por cierto existen ciertos beneficios por alcanzar el éxito, pero como cristianos debemos aprender a vivir fieles en todo tiempo.

Éxito, sin tener a Dios primero en nuestras vidas, se transforma en una maldición. Es por eso que el pasaje de hoy nos dice que, los tiempos de principios generalmente son pequeños, donde cuesta mucho avanzar, donde las luchas y dificultades arrecian, donde vivimos bajo la sombra del posible fracaso y crece el deseo de volver hacia atrás.Necesitamos aprender a vivir en los tiempos de las pequeñeces o tiempos donde lo ideal es cambiado por lo real.

Lo bueno de atravesar los tiempos de pequeñeces es que son el paso previo para ser exaltados por Dios. El Dios que dice “aunque tu principio haya sido pequeño” es el mismo Dios que hará que tu “postrer estado sea muy grande”. Así como no se puede construir un décimo piso sin edificar primero los anteriores, no se puede llegar al estado muy grande, a menos que aprendamos a caminar en fidelidad hacia Dios en medio de los tiempos pequeños.

Quita de tu vida toda sensación de frustración, y gózate en el Señor porque para llegar a ser grande primero debemos ser pequeños. Esa es una ley natural y espiritual.

CONFESION DE FE:
VIVO CON FE MI PRESENTE PEQUEÑO CONFIANDO EN LA BONDAD DEL SEÑOR.

ORACION:
Señor quita de mi toda sensación de frustración y tristeza por mi presente pequeño. Dame la gracia de atravesar las etapas que Tú quieres que atravies, para ver las cosas grandes que Tu tienes reservado para mi. ¡Gracias Dios mío! En el Nombre de tu Hijo amado, amén.